Carboxiterapia

CO2, un gas biocompatible, se absorbe rápidamente y es eliminado por via respiratoria.

Además, estimula la microcirculación sanguínea localmente

La carboxiterapia es la infiltración por vía subcutánea de CO2, con una microaguja esterilizada que va conectada a un equipo especialmente diseñado que permite controlar la velocidad, flujo y el tiempo de inyección.

 

El CO2, un gas biocompatible, se absorbe rápidamente y es eliminado por via respiratoria. Cuando se infiltra en el tejido subcutáneo se difunde y llega a la hemoglobina que reacciona cediendo oxígeno a los tejidos. Este oxígeno provoca reacciones metabólicas y además produce la combustión de grasas. Además, estimula la microcirculación sanguínea localmente.

La carboxiterapia es un método avalado por numerosas investigaciones científicas.

 

Sus aplicaciones son:

 

  • Tratamiento de la celulitis y grasa localizada.
  • Tratamiento de la flacidez y las estrías.
  • También se utiliza en estética facial para eliminar las ojeras, líneas de expresión, estrías y acné entre otros.

 

Técnica

 

En primer lugar, el médico especializado realizará una valoración personal del paciente y de las sesiones que necesitará para tratar la zona afectada. Será recomendable aplicarse 1-2 sesiones a la semana, al menos durante tres semanas. A partir de la cuarta o quinta sesión se aprecian mejorías en la piel. Mejora la textura de la piel, atenúa acúmulos grasos, disminuye la flacidez y, en los casos donde se aplique en ojeras, disminuye su coloración oscura.

Precauciones y contraindicaciones

Este tratamiento no debe aplicarse en pacientes con cáncer, mujeres embarazadas, personas con epilepsia o infecciones. No presenta efectos secundarios, salvo una fugaz molestia en la zona de aplicación y un pequeño enrojecimiento que perdura unos minutos.

 

También podemos apreciar alguna pequeña equimosis en el punto de punción que desaparecerá en pocos días. Es recomendable que después de cada sesión se eviten los baños turcos, saunas y nadar, durante uno o dos días. Evite tomar el sol durante las siguientes 24-48 horas.